Tu cariño se me va

Cristián Valdivieso – Septiembre 2018

Con todo, no creo que resulte duro para el mandatario aceptar que nunca fue el dueño del amor de la ciudadanía. Él, más que nadie, debe saber que su relación con la ciudadanía está construida por conveniencia mutua, antes que por afecto.

El Presidente de la República está hoy como Buddy Richard: viendo cómo el cariño de la ciudadanía se le va. Y, a menos que tome el toro por las astas, no lo podrá evitar, aunque de pena se muera. Sobre todo si, como en Palacio suele ocurrir, se confunde cariño con aprobación en las encuestas.

Leer columna completa en La Tercera


← Volver Atrás Volver al Inicio ↑