Alejandro, ¿tienes ganas?

Cristián Valdivieso – Julio 2017

Guillier no reparó en lo apremiante que era dotar de otros pilares técnicos, tanto o más relevantes que la confianza personal, a su candidatura. No reparó en lo líquida que es la confianza en su dimensión personal y cuán rápidamente puede ser traspasada o compartida con otra candidata. Tampoco reparó en la inteligencia de una ciudadanía que no estaba dispuesta esta vez a poner la carreta antes que los bueyes, las buenas intenciones antes que la capacidad de gestión.

Alejandro, ¿tienes ganas? De ellas nadie dudaba hasta hace poco. Sin embargo, hoy la inquietud ronda y no solo entre el mundo político sino también en la ciudadanía. Reflejo de ello es su baja sistemática en las encuestas, pese a la molestia del senador con estas, que en su día lo encumbraron.

Leer columna completa en El Mostrador


← Volver Atrás Volver al Inicio ↑